Quiero preservar mi fertilidad

Inicio / Quiero preservar mi fertilidad

Por razones sociales

El retraso en la decisión de afrontar un embarazo es un hecho constatado en la sociedad occidental. Diferentes razones laborales y sociales han hecho que la edad del primer embarazo se vaya retrasando de forma paulatina y constante.

Tal retraso implica una disminución de las posibilidades gestacionales tanto en reproducción natural como asistida (salvo que se recurra a ovocitos de donante anónima). Este hecho conocido ya por las mujeres en la actualidad supone una presión insoportable en ocasiones: muchas mujeres desean un embarazo pero por razones diferentes (laborales, ausencia de pareja en la actualidad) han de retrasarlo.

En la actualidad, cabe recurrir a la preservación de óvulos mediante el proceso de vitrificación ovocitaria. De esta forma, la mujer dispondrá de un banco de óvulos propio, procedentes de una mujer joven que podrían ser utilizados en el futuro si no consiguiera un embarazo mediante reproducción natural en los años venideros.

La preservación de óvulos no implica la renuncia a la reproducción natural futura ni garantiza un embarazo de forma absoluta. Representa una opción complementaria de alta eficacia.

Ver PDF

Por razones médicas

Existen en la actualidad procesos médicos cuyos tratamientos pueden implicar una disminución de las posibilidades reproductivas tanto de la mujer como del varón en el futuro. Entre tales procesos destacan los oncológicos. Efectivamente, algunos de los tratamientos indicados en oncología (quimioterapia, radioterapia) pueden afectar de forma irreversible con mayor o menor intensidad a las células productoras de gametos en las gónadas masculina (testículo) o femenina (ovario).

Afortunadamente, las tasas de remisión (curación) de muchos procesos oncológicos son lo suficientemente como para valorar los efectos secundarios a largo plazo entre los que podemos incluir la imposibilidad de generar un embarazo.

La preservación de gametos (tanto espermatozoides como óvulos) es hoy día posible técnica y legalmente con resultados altamente satisfactorios. En el caso masculino, se preserva semen congelado. En el caso femenino, pueden preservarse óvulos mediante un proceso de vitrificación ovocitaria. En algunos centros autorizados y bajo unas condiciones determinadas, es también posible la preservación de corteza ovárica.

En el caso afrontar un diagnóstico oncológico, el especialista en oncología te remitirá a un centro autorizado para recibir una información actualizada y realista de las opciones de preservación existentes en la actualidad.