INTRODUCE TU BÚSQUEDA

QUIERO EMBARAZARME

¿CUÁNDO DEBO ACUDIR A UN CENTRO DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA?

Contrariamente a lo que podría pensarse inicialmente, la posibilidad de conseguir un embarazo mediante relaciones sexuales no protegidas en una pareja sin aparentes problemas de fertilidad es inferior a un 20% por ciclo. Si, además, la mujer tiene más de 35 años, tales posibilidades son aún inferiores. En general, un 60-70% de parejas jóvenes conseguirá un embarazo tras 6 meses de relaciones sexuales no protegidas. Tal porcentaje ascenderá al 80-85% al cabo de un año. Por tanto, la reproducción natural requiere, en ocasiones paciencia por cuanto la consecución de un embarazo se puede demorar unos meses.

Es por ello que recomendamos la visita a un especialista en reproducción asistida a aquellas parejas que no han conseguido un embarazo tras un año de relaciones sexuales no protegidas. Tal primera visita no implica en absoluto que la pareja sea estéril sino que sus posibilidades de embarazo mediante reproducción natural se encuentran disminuidas y merece la pena la realización de una evaluación diagnóstica para valorar las posibilidades de embarazo mediante diferentes tratamientos de reproducción asistida.

Sin embargo, existen situaciones en las que no se recomienda esperar un año antes de acudir a un especialista. Se trata de aquellos casos en los que la pareja tiene menos posibilidades mensuales mediante reproducción natural. Por ejemplo, en mujeres de más de 35 años de edad, recomendamos la visita al especialista si en 6 meses no se ha conseguido un embarazo. En esta situación las posibilidades de embarazo mediante reproducción natural son bajas y el factor tiempo cara al inicio de un tratamiento es muy importante.

También incluimos situaciones en las que la mujer ha sido diagnosticada de una endometriosis, miomas uterinos, ha sido operada de diversas patologías ginecológicas (quistes ováricos complicados, enfermedades ginecológicas infecciosas) o patologías quirúrgicas (mujer que ha sufrido de un proceso de peritonitis secundario a una apendicitis, por ejemplo).

En cuanto al varón se refiere, si este ha recibido a lo largo de su vida algún tratamiento que pueda comprometer su fertilidad o ha sido operado de sus genitales (criptorquidia, hidrocele) o conoce que su calidad seminal es inadecuada en base a un seminograma que se haya hecho previamente, tampoco tiene sentido conceder un año a la reproducción natural y recomendamos una visita más precoz.

También la existencia de enfermedades genéticas en la familia, abortos de repetición o antecedentes de menopausia precoz u otras situaciones que puedan estar relacionadas con una baja reserva ovárica aconsejan una visita más temprana al especialista.

¿CÓMO ES MI PRIMERA VISITA?

Puedes solicitar una primera visita en Reproducción Bilbao tanto telefónicamente como mediante el espacio privado de la página web.

La primera visita en Reproducción Bilbao es siempre informativa (gratuita) y tiene una duración mínima de una hora. Aconsejamos la asistencia de la pareja.

En tal visita se realiza un estudio minucioso de la historia clínica de la pareja, incluyendo la evaluación de pruebas diagnósticas ya realizadas o tratamientos previos efectuados en otro centro. Es por ello que aconsejamos a las parejas que acudan con toda la información disponible o la remitan previamente para evitar repeticiones de pruebas y demoras en el tratamiento. En función de los datos disponibles, se podrán solicitar pruebas diagnósticas adicionales que la pareja podrá realizar en nuestro propio centro (en el mismo día de la visita ahorrando de esta forma tiempo y dinero) o en otro centro en función de sus preferencias. A partir de la primera visita, un especialista clínico y una enfermerra serán los responsables directos de tu caso y podrás consultarlos mediante el espacio privado de la página web.

Completada la evaluación diagnóstica e incluyendo una revisión ginecológica y andrológica, (en la primera visita o en una segunda adicional) estaremos en condiciones de ofrecer un tratamiento, aportando las posibilidades de éxito y ofreciendo un presupuesto cerrado, sin compromiso y válido durante 6 meses.

En el caso de que la pareja resida fuera de Bilbao, nuestro objetivo es completar en una sola visita toda la evolución diagnóstica.

¿QUÉ TRATAMIENTOS EXISTEN?

La reproducción asistida incluye una serie de procedimientos que, como su propio nombre indica, ayudan a la reproducción natural. Ello implica dos puntos importantes. No hablamos de reproducción artificial, sino de reproducción natural asistida. Por otra parte, no todos los procedimientos están indicados en todas las parejas y las posibilidades de embarazo son variables no sólo en función de la técnica en sí sino también en función de las posibilidades basales de la pareja.

INSEMINACIÓN INTRAUTERINA

La inseminación intrauterina (IUI) imita a la reproducción natural y consiste en la colocación de una cantidad determinada de espermatozoides móviles en el útero de la mujer. De esta forma se facilita su acceso al ovocito (u ovocitos) que la mujer haya ovulado para que la fecundación tenga lugar en la trompa de Falopio, tal como ocurre en la reproducción natural.

La IUI se puede realizar aprovechando un ciclo natural de la mujer (sin tratamiento y monitorizando el ciclo para comprobar el momento de la ovulación) o en un ciclo estimulado (para conseguir la liberación de más de un ovocito y aumentar así las posibilidades de éxito). Es un tratamiento sencillo que no requiere intervención quirúrgica alguna, ni reposo. Básicamente, en casos de ciclos estimulados, el tratamiento dura 10-12 días en los cuales se realizan una o dos ecografías. Una vez provocada la ovulación, se capacita una muestra de semen (conyugal o de donante en su caso) para su colocación en el interior del útero. Tal proceso se realiza en consulta de forma sencilla.

La IUI puede ser realizada con semen conyugal (IUI-C) o con semen de donante (IUI-D). En ambos casos, el aparato genital de la mujer debe ser adecuado con trompas permeables.

IUI-Conyugal (IUI-C): la IUI-C se indica en aquellas parejas cuya evaluación diagnóstica demuestra un aparato genital femenino normal y una alteración leve o moderada del semen. Está también indicada en parejas que no pueden mantener relaciones sexuales completas, siempre que no existan alteraciones severas del semen.
IUI-Donante (IUI-D): la IUI-D está indicada en aquellos casos en los que no podemos contar con semen conyugal (en casos de azoospermia secretora del varón), en mujeres sin pareja masculina (mujeres sólas o mujeres lesbianas).
Los resultados del tratamiento dependerán de varios factores siendo el más importante la edad de la mujer y una correcta indicación. Se indica un número limitado de intentos (4 o 3 según cada caso) tras los cuales en caso de no haberse conseguido un embarazo, se indica otro tratamiento.

FECUNDACIÓN IN VITRO

La fecundación in Vitro (FIV) consiste en la fecundación de un ovocito en el labotarorio (in Vitro) mediante diferentes procedimientos (FIV convencional, ICSI) y la transferencia intrauterina del embrión resultante en el interior del útero. Incluyendo todas las variables posibles derivadas de la FIV (utilización de semen propio o de donante, utilización de ovocitos propios o de donante, realización de un diagnóstico genético de los embriones), se trata del procedimiento más frecuentemente realizado en los centros de reproducción asistida, y es sin duda el de mayor tasa de éxito. Incluyendo de nuevo todas las opciones, las posibilidades acumuladas de una mujer de acabar consiguiendo un embarazo a término son de un 90%.

La fecundación in Vitro con ovocitos propios consta de las siguientes etapas.

Estimulación ovárica

Consiste en la autoadministración por parte de la mujer de un tratamiento para estimular los ovarios con el objetivo de obtener un número adecuado de ovocitos. La estimulación dura entre 8 y 10 días, durante los cuales se realizan 2 o 3 ecografías.
Obtención de los óvulos
Una vez conseguido un desarrollo adecuado de los folículos mediante la estimulación ovárica, se procede a la punción de los ovarios. Tal procedimiento se realiza por vía vaginal, bajo control ecográfico y puede realizarse con anestesia local o sedación. Dura aproximadamente 10 minutos y no requiere ingreso hospitalario.
Fecundación
Los ovocitos obtenidos pueden ser fecundados mediante fecundación clásica (FIV) o mediante inyección intracitroplasmática de los espermatozoides (ICSI). Los ovocitos son introducidos en un incubador adecuado (Embryoscope®) en el que son monitorizados de forma continua. Los embriones fecundados se desarrollarán a lo largo de los días sucesivos y serán seleccionados bien mediante criterios morfocinéticos o criterios genéticos (diagnóstico genético preimplantacional, DGP) para su transferencia al interior del útero materno.
Transferencia intrauterina
El o los embriones seleccionados serán transferidos mediante un fino catéter al interior del útero materno. Tal procedimiento no requiere anestesia y no implica una molestia superior a una revisión ginecológica normal.
El proceso completo dura un máximo de 14-16 días y el número de visitas a la clínica son dos (para las ecografías de control), una para la punción (con acompañamiento de la pareja si se utiliza semen conyugal) y una para la transferencia. La prueba de embarazo (incluida en el tratamiento) se efectuará en 12 días.

De esta forma en menos de un mes, la mujer sabrá si está o no embarazada.

DIAGNÓSTICO GENÉTICO PREIMPLANTACIONAL (DGP)

EL DGP es el procedimiento mediante el que se realiza un estudio genético a los embriones tanto para detectar posibles alteraciones genéticas como para diagnosticar alteraciones cromosómicas.

El DGP requiere la realización de una FIV previa para la obtención de embriones que serán biopsiados en su tercer día de desarrollo (biopsia de una blastómera o célula de un embrión con al menos 6 células) o en su quinto día (biopsia de un blastocisto).

Existen dos grandes grupos de indicaciones del DGP. En el caso de parejas en las que alguno de sus miembros es portador de una alteración genética concreta y para evitar su transmisión a la descendencia. En tal caso, el análisis genético del embrión se realiza mediante la técnica de la Polimerase Chain Reaction (PCR).

En otras situaciones, tales como parejas con abortos de repetición, fracasos repetidos de reproducción, progenitores con alguna alteración cromosómica, mujeres de edad avanzada, se pretende detectar/descartar alteraciones cromosómicas. En estos casos el análisis se realizaba mediante FISH (válido sólo para un número limitado de cromosomas). Actualmente, es posible el estudio de todos los cromosomas mediante la técnica de microarrays, dando lógicamente una precisión diagnóstica muy superior.

En nuestro centro, sólo realizamos el análisis mediante microarrays.

OVODONACIÓN

En ocasiones, los ovarios de la paciente no aportan óvulos o estos son de mala calidad y está indicada la utilización de óvulos de donante. Se trata del procedimiento de reproducción asistida con mayores tasas de éxito (resultados) que, además, no se ven limitadas por la edad de la paciente.

En Reproducción Bilbao, se realiza un exhaustivo examen médico genético y psicológico para la selección de donantes de óvulos y se utiliza una sóla donante para una paciente potencial. La donación de óvulos (y de gametos en general) está ajustada por ley y se realiza de forma anónima y altruista. El recién nacido es inscrito como hijo de la madre gestante.

Una vez asignada una donante adecuada, el tratamiento de la mujer receptora es muy sencillo: consiste en la administración de un tratamiento oral para la preparación del endometrio. Es suficiente con un control ecográfico. En un momento dado, y tras la entrega de semen (en caso de utilización de semen conyugal) por parte de la pareja, se procede a la transferencia embrionaria. En el caso de que hubiere embriones de buena calidad no transferidos se procedería su vitrificación.

En Reproducción Bilbao disponemos del DNA de las donantes en un criobanco. La disponibilidad del DNA de la donante permite la posibilidad de realizar algún estudio genético que fuera necesario en el futuro.

Selección de donantes de óvulos:
Legislación
La donación de óvulos está regulada por la Ley 14/2006 de 26 de Mayo sobre técnicas de Reproducción Humana Asistida y por los Reales Decretos 412/1996 y 1301/2006, que establecen que la donación de gametos en España es voluntaria, formal, anónima y altruista.
La donante, mayor de edad, firma por escrito un contrato con Reproducción Bilbao. La donación es anónima, debiendo garantizarse la confidencialidad tanto de la donante como de la paciente.
Este texto legal prevé también una compensación resarcitoria para cubrir los gastos y posibles inconvenientes derivados del acto de la donación.
Revisión médica
Las donantes potenciales son sometidas a una revisión médica que incluye la realización de una historia clínica, exploración física general, ginecológica y mamaria con realización de una completa analítica de sangre.
Estudio genético
Se realiza un estudio genético de las donantes potenciales incluyendo un cariotipo y un análisis para descartar las mutaciones genéticas más frecuentes.
Estudio psicológico
Se realiza un estudio psicológico en profundidad realizado por nuestros especialistas en psicología.
Tratamiento
El proceso de donación se realiza en nuestro centro con todas las garantías sanitarias de un centro de reproducción asistida homologado.
Arriba

VITRIFICACIÓN EMBRIONARIA. TRANSFERENCIA DE EMBRIONES VITRIFICADOS.

En ocasiones, tras un proceso de Fecundación in Vitro y una vez seleccionados los embriones para su transferencia, existen una serie de embriones sobrantes que pueden preservarse mediante un proceso de congelación. La congelación embrionaria clásica ofrecía pobres resultados.

La vitrificación supone la congelación ultrarrápida de embriones mediante la utilización de altas dosis de crioprotectores. A diferencia de la congelación clásica, la vitrificación permite unas tasas de supervivencia embrionaria próximas al 98% . Por tanto, el proceso de vitrificación es utilizado cuando hay embriones sobrantes en un proceso de fecundación in Vitro o cuando se decide suspender la transferencia embrionaria para prevenir un síndrome de hiperestimulación ovárica.

La disponibilidad de embriones vitrificados permite a la pareja transferencias ulteriores en el caso de no haberse conseguido un embarazo con la transferencia en fresco, o transferencias para la consecución de un segundo o tercer embarazo.

La transferencia de embriones vitrificados implica la preparación del endometrio mediante la administración de un tratamiento oral y la transferencia embrionaria programada (máximo de dos visitas al centro).

VITRIFICACIÓN OVOCITARIA

La técnica de vitrificación es también posible aplicarla, además de a los embriones, a los ovocitos. La congelación de ovocitos no era de hecho factible debido a la formación de cristales en la célula lo que conducía a su destrucción.

La vitrificación ovocitaria es aplicable en diferentes situaciones. En mujeres que desean preservar sus posibilidades de embarazo futuras bien por razones sociales, bien por razones médicas. En otras ocasiones es aplicable para acumular ovocitos en mujeres con baja respuesta ovárica en un proceso de fecundación in Vitro.

Finalmente, en el caso de no obtención de una muestra seminal adecuada, la vitrificación ovocitaria permite la conservación de óvulos y, consiguientemente, la no pérdida del ciclo.

BIOPSIA TESTICULAR

En ocasiones, el varón presenta una azoospermia (ausencia de espermatozoides viables en el eyaculado). Tal azoospermia puede ser secretora (falta de producción) u obstructiva (imposibilidad de exteriorizar espermatozoides producidos).

En el caso de una azoospermia secretora, esta puede ser total o parcial. La distinción se puede realizar mediante una biopsia testicular. En el caso de que ser total, habrá de recurrirse a semen de donante; en el caso de ser parcial, cabe la utilización de espermatozoides testiculares del varón (sin necesidad de recurrir a donante).

El ejemplo más frecuente de azoospermia obstructiva es de aquellos varones sometidos a una vasectomía previa. La recanalización de los conductos deferentes (vaso-vasostomía) ofrece pobres resultados reproductivos (sobre todo si han pasado muchos años). Sin embargo, es posible obtener espermatozoides testiculares mediante una biopsia testicular y utilizarlos en un proceso de fecundación in Vitro (ICSI).

La biopsia testicular es un proceso que se realiza bajo anestesia local, por parte de nuestros especialistas en Andrología, y no requiere ingreso hospitalario.

DONACIÓN/ADOPCIÓN DE EMBRIONES

La Ley de reproducción asistida permite, bajo ciertas condiciones, la donación de embriones sobrantes por parte de parejas sometidas a tratamientos de reproducción asistida que hayan completado su deseo genésico. La donación y en su caso adopción de embriones es una opción es una opción reproductiva por la que optan cada vez más parejas y mujeres.

¿CUÁLES SON LAS TASAS DE ÉXITO?

Al informar de las tasas de éxito de los diferentes procedimientos, hay que distinguir entre pruebas de embarazo positivas, tasas de embarazo y tasas de recién nacido sano.

Evidentemente, no todas las pruebas de embarazo positivas constituyen embarazos como tales y no todos los embarazos son evolutivos (por abortos por ejemplo).
Por otra parte, sólo el registro pormenorizado de los recién nacidos tras tratamientos efectuados en un centro, permite conocer las tasas reales de embarazo evolutivo con éxito de un centro concreto.
Además, es importante valorar la edad de la mujer tratada y el porcentaje de embarazos múltiples de cada centro.

Ver Nuestros resultados.

QUIERO SER MADRE Y NO TENGO PAREJA MASCULINA

La reproducción asistida permite a mujeres sin pareja masculina (mujeres sólas o mujeres con pareja femenina) la consecución de un embarazo mediante la utilización de semen de donante. La legislación española permite la consecución de un embarazo en estas circunstancias tal como lo recoge el artículo 6 de la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Asistida:

Toda mujer mayor de 18 años y con plena capacidad de obrar podrá ser receptora o usuaria de las técnicas reguladas en esta Ley, siempre que haya prestado su consentimiento escrito a su utilización de manera libre, consciente y expresa. La mujer podrá ser usuaria o receptora de las técnicas reguladas en esta Ley con independencia de su estado civil y orientación sexual.”

Las opciones disponibles incluyen la Inseminación intrauterina con semen de donante (IUI-D), la fecundación in Vitro con ovocitos propios y semen de donante (FIV-SD) y la fecundación in Vitro con semen de donante y ovocitos de donante (Ovodonación-SD).

La donación de semen sigue los mismos preceptos legales que la donación de ovocitos y los donantes potenciales han de superar los exámenes médicos, genéticos y legales exigidos por la ley vigente. La donación de gametos es anónima y altruista y en ningún caso la mujer o pareja receptora podrá elegir el donante.

Reproducción Bilbao es un centro acreditado para la recepción y utilización de gametos de donante.

QUIERO PRESERVAR MI FERTILIDAD

Por razones sociales

El retraso en la decisión de afrontar un embarazo es un hecho constatado en la sociedad occidental. Diferentes razones laborales y sociales han hecho que la edad del primer embarazo se vaya retrasando de forma paulatina y constante.

Tal retraso implica una disminución de las posibilidades gestacionales tanto en reproducción natural como asistida (salvo que se recurra a ovocitos de donante anónima). Este hecho conocido ya por las mujeres en la actualidad supone una presión insoportable en ocasiones: muchas mujeres desean un embarazo pero por razones diferentes (laborales, ausencia de pareja en la actualidad) han de retrasarlo.

En la actualidad, cabe recurrir a la preservación de óvulos mediante el proceso de vitrificación ovocitaria. De esta forma, la mujer dispondrá de un banco de óvulos propio, procedentes de una mujer joven que podrían ser utilizados en el futuro si no consiguiera un embarazo mediante reproducción natural en los años venideros.

La preservación de óvulos no implica la renuncia a la reproducción natural futura ni garantiza un embarazo de forma absoluta. Representa una opción complementaria de alta eficacia.

 

Por razones médicas

Existen en la actualidad procesos médicos cuyos tratamientos pueden implicar una disminución de las posibilidades reproductivas tanto de la mujer como del varón en el futuro. Entre tales procesos destacan los oncológicos. Efectivamente, algunos de los tratamientos indicados en oncología (quimioterapia, radioterapia) pueden afectar de forma irreversible con mayor o menor intensidad a las células productoras de gametos en las gónadas masculina (testículo) o femenina (ovario).

Afortunadamente, las tasas de remisión (curación) de muchos procesos oncológicos son lo suficientemente como para valorar los efectos secundarios a largo plazo entre los que podemos incluir la imposibilidad de generar un embarazo.

La preservación de gametos (tanto espermatozoides como óvulos) es hoy día posible técnica y legalmente con resultados altamente satisfactorios. En el caso masculino, se preserva semen congelado. En el caso femenino, pueden preservarse óvulos mediante un proceso de vitrificación ovocitaria. En algunos centros autorizados y bajo unas condiciones determinadas, es también posible la preservación de corteza ovárica.

En el caso afrontar un diagnóstico oncológico, el especialista en oncología te remitirá a un centro autorizado para recibir una información actualizada y realista de las opciones de preservación existentes en la actualidad.

¡PIDE TU CITA ONLINE!
Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies