Desmontando mitos sobre la fertilidad

Desmontando mitos sobre la fertilidad

Por el Comité Editorial de Reproducción Bilbao

Por lo general, existe todavía un gran desconocimiento respecto a la fertilidad  y la Reproducción Asistida.

La Medicina Reproductiva constituye una disciplina relativamente joven. Lo que fue inicialmente desarrollado para superar aquellos casos de infertilidad asociado a la obstrucción de las trompas de la mujer y posteriormente para superar situaciones con muy mala calidad seminal, se aplica en la actualidad para múltiples situaciones que, incluso, no se asocian a la infertilidad (conservación de ovocitos por razones médicas, evitación de transmisión de enfermedades)..

En este sentido, y a pesar de que podemos encontrar muchos consejos y recomendaciones simplemente navegando por internet, es esencial que los consejos siempre vengan de un profesional y estar apoyados sobre una base científica sólida.

En nuestro nuevo artículo de blog, queremos desmontar algunos mitos sobre la infertilidad.

  • Conseguir el embarazo de forma natural es fácil:

Esta afirmación no es cierta en absoluto. Las posibilidades de embarazo natural son de, aproximadamente, el 20% por ciclo. De hecho, factores como la edad, hace que según avanzan los años, sea más complicado.

  • Cuando la mujer presenta un ciclo menstrual regular, no tiene dificultades para conseguir el embarazo:

Esto no es cierto ya que hay ciclos que no son ovulatorios, de manera que no en todos ellos se consigue el embarazo.

  • La fertilidad afecta menos en el caso de los hombres:

Como hemos mencionado en alguna ocasión, los problemas de infertilidad masculina suponen el 40% de los casos en la actualidad.

Lo que sí es cierto es que la fertilidad en el caso de los hombres es más longeva, pero eso no quiere decir que siempre sean fértiles. La exposición a factores ambientales e incluso el estilo de vida afectan gravemente a la fertilidad masculina.

  • Con la llegada de la menopausia una mujer ya no puede quedar embarazada:

Evidentemente, el embarazo no es posible mediante reproducción natural. Sin embargo, si consideramos la medicina reproductiva, una mujer menopáusica sí puede embarazarse.

La reserva ovárica de las mujeres comienza a descender a los 35 años siendo el descenso muy pronunciado a partir de los 37 años. Este es el factor principal que afecta al embarazo en edades avanzadas.  Sin embargo, la fecundación in vitro con óvulos de donante permite conseguir el embarazo en mujeres tras la menopausia. A este respecto, pensemos que muchas mujeres presentan una menopausia precoz por debajo de los 40 años por diferentes circunstancias y que, gracias a la medicina reproductiva, pueden conseguir un embarazo.

  • La alimentación y el estilo de vida no influyen para conseguir el embarazo:

Tanto la alimentación como nuestro estilo de vida están íntimamente relacionados con nuestra salud general, afectando directamente a la fertilidad . Las mujeres con un exceso de peso pueden tener más problemas para conseguir el embarazo y, además, pueden presentar más complicaciones durante el mismo

En cuanto al factor masculino se refiere, una alimentación inadecuada, hábitos como el tabaco o el consumo de alcohol, influyen negativamente en la capacidad fértil del hombre.

Por último, nos gustaría daros un consejo: si pasado un tiempo de relaciones sexuales sin protección anticonceptiva no se ha conseguido un embarazo, debéis recurrir a un especialista para evaluar la fertilidad tanto del componente femenino como del masculino de la pareja. El tiempo que razonablemente nos debemos dar no debe superar los 12 meses. Sin embargo, existen situaciones en las que si no se ha conseguido el embarazo en 6 meses es aconsejable adelantar la visita al especialista. Tales situaciones incluyen una edad avanzada de la mujer (más de 35 años), antecedentes de infecciones genitales internas, peritonitis, cirugías abdominales o endometriosis; en el caso del hombre, antecedentes de cirugías en los testículos o infecciones genitales.

Este tipo de pruebas permiten, además de obtener el diagnóstico, determinar el mejor tratamiento para lograr vuestro objetivo: ser padres.

Leave a Reply

Your email address will not be published.